blog
cómo calcular bounce rate

¿Cómo calcular el bounce rate? Visitantes que salen de nuestra web

El comercio electrónico es un sistema de compra-venta de productos y servicios a través de internet. Un indicador importante en una tienda en línea es el bounce rate o porcentaje de rebote. Para entender mejor este concepto vamos a definir en primer lugar qué es el rebote. Se entiende como rebote cuando un usuario entra a una página web y no realiza ninguna acción esperada. Por lo tanto, el porcentaje de rebote estima la cantidad porcentual de personas que entran a las páginas de un sitio web y, luego de un tiempo, salen sin concretar ninguna acción. En este artículo aprenderás a cómo calcular el bounce rate.

Si la tasa de rebote es alta, entonces estamos frente a un problema. Ya que ello indica que no hay conversión, y por lo tanto, no se está generando ventas. Por tal motivo, este indicador es clave en el rendimiento de tu página web y no puede ser obviado.

Quisiéramos aclarar que este tema es relativo. Pues, el que un visitante entre y salga sin interactuar con tu sitio no necesariamente es malo. No debe tomarse este indicador de forma aislada. Recordemos que el resto de KPIs es igualmente relevante para la toma de decisiones y para el óptimo funcionamiento de las estrategias de marketing. Por ejemplo, un visitante que solo lee un artículo (sin realizar otra actividad) influye en el posicionamiento al aumentar el tiempo de permanencia.

Factores de un bounce rate alto

Existen diversos elementos que pueden influir en la salida de los visitantes de una página web, los cuales no adquieren el producto o servicio.

Mal diseño del portal web

Todo sitio web está conformado por una serie de elementos que lo configuran, tales como: barras de menú, botones, íconos, imágenes, etc. Desde el punto de vista del diseño, toda esta integración se admira en conjunto. Por ende, si estos componentes fallan, la visualización completa presentaría un mal diseño.

La saturación de elementos tampoco se recomienda. Un buen orden y organización son determinantes para el éxito de la web. 

Los problemas de contenido también impactan negativamente. El contenido debe estar acorde a tu propósito como empresa. La difusión de los mensajes tiene que ser clara y sencilla. Y no solo ten en cuenta al contenido en sí, sino también la longitud del mismo y las imágenes que uses. 

Con un mal diseño, los visitantes podrían pensar que tu negocio está desfasado. Esto podría generar un rebote de tu página web lo que significa que perderías potenciales clientes. Ya que estos seguramente visitarán otras páginas con una mejor navegación y diseño que el tuyo. Tu sitio web es tu carta de presentación. El sitio debería ofrecer información relevante de tu empresa y los servicios y ventajas que ofreces. Sin dudas, no deseas que tu reputación y credibilidad se vean afectadas por ello. La web es un espejo de tu profesionalidad. Consolida la comunicación entre el cliente y tú. Implementa un buen diseño con elementos, imágenes y colores apropiados con tu mensaje. Así que la usabilidad es clave en el buen diseño.  

Tiempo alto de carga

El tiempo de carga va desde el instante en el que el visitante presiona el enlace de una web hasta que se muestra el contenido. Una página que toma tiempo en cargar aumenta la probabilidad de que un visitante salga de ella de inmediato. Esto, como consecuencia, incrementa la tasa de rebote lo cual afecta a la conversión de tus usuarios. Por otra parte, las compras también se estancarían en este caso. 

Son diversos los factores que repercuten en el tiempo de carga. Entre ellos podemos mencionar: 

*La infraestructura del sitio web

*La optimización

*El ancho de banda

*Los contenidos

*El dispositivo utilizado

*La ubicación del usuario

*El navegador empleado

Todo usuario de una web detesta una página lenta. Ello incide directamente en la satisfacción de los clientes. Una buena táctica para que el contenido no afecte el tiempo de carga sería reducir el peso de las imágenes que se utilicen.

¿Cuál sería el tiempo de carga ideal de una web? Se recomienda 2-3 segundos de carga. Es poco tiempo, ¿cierto?. Pues, debes prestar atención a este detalle. Esto repercutirá en el posicionamiento SEO, la indexación de tu web, el bounce rate, la experiencia de usuario y el porcentaje de conversión. 

Las arañas de los buscadores emplean un tiempo limitado para rastrear la web. Por ende, mientras la velocidad de carga sea menor, más páginas rastrean e indexan los robots. De esta manera los motores de búsqueda catalogan las páginas. Por consiguiente, los buscadores guían a los usuarios a contenidos webs más rápidos.

Mala experiencia de usuario

La primera impresión es la que cuenta. De modo que si al entrar a una página, la velocidad de respuesta es rápida y el diseño es agradable y transmite algo, entonces probablemente el visitante hará lo que ha venido a hacer: una compra, por ejemplo.

Para determinar los posibles obstáculos a los cuales se enfrenta los usuarios se debe analizar la usabilidad de las página web. Es importante estudiar todo el proceso: desde la llegada de un visitante, las acciones que realiza para un objetivo determinado (por ejemplo una compra), los problemas que encuentra y cómo solucionarlo.

La navegación del usuario dentro de la página debe adaptarse a sus necesidades. Cuantos menos clics tenga que hacer para llegar a su destino, mejor. Otro elemento clave es el diseño responsive. El comportamiento no es el mismo frente a un ordenador que frente a un teléfono móvil. 

La experiencia que reciba el usuario dentro de la web podría impactar en la fidelización del cliente. Si están felices con el proceso, entonces, de seguro, volverán. La fidelización es muy difícil y puedes lograrlo enfocando tus esfuerzos en lograr una experiencia de usuario positiva. 

En fin, se trata de hacerle la vida más fácil al visitante que entre en tu tienda online. Google reconoce este esfuerzo y lo premia con una buena posición en el buscador.

Fórmula para calcular el bounce rate

La ecuación para calcular el bounce rate es muy sencilla. Tan solo necesitas de dos datos y multiplicarlo por cien; pues estamos hablando de porcentajes.

tasa de rebote = (Nº de visitantes que abandonan sin interactuar / Nº total de visitas) x 100

Los valores óptimos están debajo de 60%.

Otros consejos a tomar en cuenta al calcular el bounce rate

Usa tu página de inicio para canalizar a las personas. Piensa en tu página de inicio como una persona útil para registrarse en un hotel. Una persona que realiza el check-in tiene dos trabajos: Encuentra tu reserva y haz que te sientas como en casa («aquí es donde se supone que debo estar»). Decirle adónde ir, ya sea en su habitación, en un salón para tomar algo o en el restaurante («aquí es donde tengo que ir a continuación»). Tu página de inicio es el mostrador del sitio web. Debes decirle a la gente para qué están aquí y adónde deben ir.

Un titular claro que describa lo que hace tu negocio y para quién lo hace es un buen comienzo. Al igual que usar imágenes en el sitio que reflejen a tu público objetivo y el problema que les resuelve. La eficacia con la que comunica estos mensajes no tiene absolutamente nada que ver con lo bien que esté diseñada o lo cara que sea. Los sitios de comercio electrónico deben usar depósitos de categorías en la página de inicio para dirigir a los visitantes a las categorías de productos correctas.

Además, echa un vistazo a la tasa de rebote de tu sitio a lo largo del tiempo. ¿Está subiendo o bajando? ¿Puedes ver grandes saltos en la tasa de rebote? Si es así, ¿realizaste algún cambio importante en tu web o iniciaste una nueva campaña publicitaria en esa época? La tasa de rebote puede revelar si tus cambios han tenido un efecto positivo o negativo e tu página web.

Conclusión

Calcular el bounce rate es fácil si embargo, es importante establecer tu propia línea de base y trabajar para mejorarla en lugar de depender únicamente de cumplir con los puntos de referencia. La pregunta, después de todo, no es «¿Cuál es la tasa de rebote promedio?» sino más bien, «¿Cómo se compara nuestro porcentaje de rebote con páginas web similares?» Mejor aún, «¿cómo puedo mejorar mi tasa de rebote actual?». No hay una tasa de rebote «correcta»; todo es contextual. 

Una tasa de rebote alta no siempre significa que haya un problema. Si alguien llega a tu sitio y busca una dirección o un horario comercial, no sería inusual que alguien aterrizara y rebotara. Una visita a tu empresa aún se consideraría una conversión. El problema es cuando la gente aterriza, rebota y no se convierte. Esas son las perspectivas en las que queremos centrarnos. Tu trabajo es descubrir por qué la gente rebota en números tan altos. Básicamente, tu tasa de rebote es una métrica que sugiere el nivel de participación de tus usuarios web.

Si realmente deseas reducir tu tasa de rebote, concéntrate en crear una experiencia de usuario interactiva y de alta calidad que se adapte a tus usuarios objetivo.

Deja un comentario

Otros artículos:


Calendario

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Boletín

Ingresa tu correo electrónico para que estés al tanto de nuestras ofertas y planes.
Conoce sobre nuestra política de privacidad.
Una página web de Grupo Construyo © 2022. Todos los derechos reservados.